Tradición, vanguardia y Rocío Márquez

 El flamenco tiene mil caras. Unas opacas y aferradas a la tradición, otras abiertas y osadas, libres. Así, con decenas de matices, se vivió el flamenco de Rocío Márquez en el Teatro Circo Murcia, una velada con valentía y enjundia en la que tradición y vanguardia estremecieron a esa selecta minoría que escogió vivir y sentir el viernes por la noche el viaje de la onubense por los campos marcheneros.

RMárquez-1-12

Colombiana y rosa abrieron el recital de presentación de El Niño, último trabajo de la cantaora, en el que Rocío Márquez recuerda, deconstruye y actualiza la obra del mítico cantaor Pepe Marchena. Continuó por cantes de ida y vuelta con guajira y tangos de Granada al abrigo de la flamenquísima guitarra de Miguel Ángel Cortés, con esa voz melismática que te seduce y encadena a ella.

RMárquez-1-2

Tras varios lances, por petenera y romance en los que volvió a demostrar su vasto conocimiento y gusto al cante, se acordó Rocío Márquez del flamencólogo murciano Paco Paredes, de La Unión y de esta tierra a la que está muy unida y a la que dedicó Los astros porque se mueven por levantica y trovo para cerrar con milonga, El año del cometa, esta primera parte más secular del espectáculo.

RMárquez-1-5

Vanguardia y fuerza, potencia y ruptura llegaron de la mano de la voz histriónica de Niño de Elche, la guitarra eléctrica de Raúl Cantizano y la batería de Antonio Montiel que, junto a la cantaora, dieron la vuelta al coliseo murciano: por saeta con Las cumbres se estremecieron y la canción colonial Los esclavos. “Nos vamos haciendo, nos vamos probando, nos vamos buscando” confesó al público Rocío Márquez tras esta escisión con el cante antiguo, puro. Pero, para pura, la energía nuclear que manó de las tablas del Teatro Circo. Brutal.

RMárquez-1-10

Volvió a parar la noche la onubense, camaleónica, junto a Miguel Ángel Cortés recorriendo sendas más ortodoxas para cerrar su actuación a compás de soleá por bulerías con los Mellis que Rocío cuadró por seguiriya, actuación que el público murciano consiguió alargar con su cerrada ovación a Rocío Márquez y su grupo.  Me embrujaste fue su última estación en el Teatro Circo. Sí, nos embrujaste Rocío.

 Texto y fotografía: Gabriel Maldonado.

, , ,
error: © Todas las imágenes y contenidos de la web son propiedad de alaireyacompas.es