Siempre Mercé

 El pasado lunes 5 de agosto la Catedral del Cante de La Unión colgó el cartel de “No hay billetes” en la gala doble que protagonizaron Jeromo Segura y un José Mercé en estado de gracia. El público unionense calentó motores con Segura y vibró como nunca con Mercé quien reivindicó el flamenco clásico a lo largo de su recital.

La noche la abrió el onubense Jeromo Segura quien presentaba su último trabajo “Lo que yo quería“, y lo hizo llevándonos por tangos junto a su cuadro flamenco: la guitarra flamenca de Manuel de la Luz y las palmas de “Petete” y el “Porrete“. Buen comienzo que dejaba entrever una noche de cante grande de las que gustan en La Unión. Por alegrías ofreció “Envejece sin arrimo” y recordando a los maestros Valderrama y Marchena ofreció su cante por guajira y milonga.

El recurso del cuplé por bulería funciona tan bien y queda tan bonito que pocos artistas se resisten a introducirlo en sus repertorios y así lo hizo Segura: Fernanda y Bernarda, Antonio Machín y Carlos Gardel con “Cuesta abajo” fueron sus apuestas. El poema de Antonio Machado musicado por el cantautor Emilio José, “Ni contigo ni sin tí“supuso otra bonita parada, esta vez por soleá.

Imprescindible, por la repercusión que confesó ha tenido en su vida, son La Unión y el Cante de las Minas. Como no podía ser de otra manera, Jeromo Segura se detuvo en el cante de la tierra que le otorgó en 2013 la Lámpara Minera llevándonos por cantes mineros: “Échese usted al vaciadero” y “A la luz del carburico“, “No tiene comparación / el cante del minerico / se compuso a mazo y pico / con sangre del corazón“. Por fandangos cerró su vuelta a la ciudad alucinante, ciudad que le dedicó un profundo aplauso de despedida.

Con José Mercé llegó la revolución. El jerezano es uno de los artistas más queridos y con más seguidores del actual panorama flamenco y no defraudó a nadie. Consciente de la importancia de su rol en el mundo del cante y el lugar sacrosanto en el que se encontraba, Mercé dio todo ante un público enfervorecido.

Su comienzo fue de libro, para grabar y poner en los conservatorios y escuelas flamencas: malagueña, soleá y seguiriya. Dejó temblando los pilares de la Catedral del Cante con su exhibición de conocimiento y capacidad de emoción en la que se acordó de Manuel Torre o Juan Talega, esas fuentes jondas de las que hay que beber. Más recuerdo a grandes del flamenco por alegrías, alegrías henchidas de arte y compás con las palmas y jaleos de Chicharito de Jerez y Merce García, su esposa.

Y si por alegrías gustaron, por bulerías nos dieron otro buen repaso, con tercios y tercios recordando el cante de Jerez o Utrera. La Unión disfrutaba y, llena de gozo, seguía el compás que a borbotones emergía de las tablas del antiguo Mercado Público. Todo, TODO, el público se puso en pie para despedir al maestro Mercé que antes había dado su clásica pataita por bulerías encendiendo a las masas. No pudo irse en este primer intento como pretendía ¡cómo irse tan pronto José! Remató su celebrada vuelta a La Unión con “Aire” y “Al alba” que el público tarareó a su vera.

En la noche de hoy martes 6 de agosto otros dos grandes nombres actuarán en la Catedral del Cante de La Unión: Pedro “El Granaíno con “Granaíno jondo” y el maestro Farruquito con “Improvisao“. La cita a las 23:00h con entradas agotadas hace unos días.

error: © Todas las imágenes y contenidos de la web son propiedad de alaireyacompas.es