Rocío Márquez, el cante de la conciencia

El paso del tiempo ha traído a Estival una Rocío Márquez distinta de la que descubrimos en 2016 en este mismo escenario. En aquella ocasión, vino a presentar su aún inédito disco ‘Firmamento‘ producido por Raül Refree que la convertiría en la estrella que ya es. La acompañó a la guitarra Miguel Ángel Cortés que convierte en flamenco cada baldosa que pisa. Desde aquella noche, es verdadera devoción lo que hay por Rocío Márquez en Estival.

El martes 2 de julio volvió a llenar el recinto del escenario Solán de Cabras del Parador de Cuenca para presentar una propuesta bastante diferente de la de aquella noche. Su quinto trabajo, ‘Visto en el Jueves‘ (Universal, 2019) es un disco conceptual que hay que escuchar en conjunto. Eso fue lo que hizo la onubense sobre el escenario, desgranar la canciones del disco, historia de descubrimientos y hallazgos en el mercado de los jueves de la calle Feria de Sevilla. Sonidos de vinilos y cassettes. En formato dúo, acompañada por el guitarrista Juan Antonio Suárez Cano ‘Canito, coautor intelectual del disco. En esta ocasión sin la compañía de la percusión de Agustín Diassera, habitual en esta gira, por lo que Canito tomó mayor protagonismo sobre el escenario desplegando una amplia gama cromática a la guitarra que va desde el toque más clásico a una guitarra más innovadora, que por momentos parecía percutida para crear una base rítmica.

Rocío Márquez nos tomó de la mano y nos guió por el mercadillo sevillano, llenando el escenario de los tesoros encontrados, contándonos y cantándonos las historias que acompañan a cada uno de los temas que se van mezclando hasta difuminar los estilos y las autorías. Sonidos que creíamos de origen cierto, pero que antes fueron también asimilados y transformados de versiones anteriores. Nombres míticos mezclados con otros olvidados, la Bernarda, la Fernanda, Concha Piquer, el Turronero, Manuel Vallejo, van mezclando sus compases, a veces se aflamencan y otras se acancionan.

Rocío Márquez va creciendo en el escenario conforme avanza la velada y cuando camina libre es cuando más resplandece. Alcanza la máxima altura en el cante libre a capela en el romance contemporáneo “Llegar a la meta” de Antonio Orihuela con aroma marchenero. Una toma conciencia de que el flamenco sigue siendo una forma de expresión útil para narrar el mundo mestizo y transfronterizo en el que habitamos.

Para cerrar, la única canción del repertorio que no aparece en su último disco y que interpretaron fuera de micros. Una pieza escrita por la poeta Isabel Escudero con la que ya colaboró en ‘Firmamento‘ y que sirvió para que Rocío Márquez volviera a decir las cosas altas y claras, que no andan los tiempos para medias tintas, porque “lo peor de la condena es cogerle el gusto a las cadenas“.

Redacción: José An. Montero.

Fotos: Sergio Rubio.

error: © Todas las imágenes y contenidos de la web son propiedad de alaireyacompas.es