Rocío La Pequeña: aires nuevos, ilusiones viejas

 Nuestro 2020 flamenco ha arrancado muy prontito. En la noche del viernes 3 de enero, La Madriguera de Murcia abrió sus puertas al arte de Rocío La Pequeña, una joven bailaora que hace poco tiempo cogió sus bártulos y desde Murcia se trasladó a Sevilla para vivir su sueño flamenco. La artista, a base de trabajo, tesón y talento, se está haciendo su hueco en el complejo mundo del baile flamenco. En la vuelta a su tierra ofreció unas gotitas de su esencia…

Con Elías Caballero al cante, Juan José Belchí al toque y con las palmas y jaleos de Bernardo Dico y Francisco de los Carrillo, germinó una bonita noche de flamenco tradicional que fue macerándose con la frescura en las formas bailaoras de Rocío. El quejío de Elías rompió el murmullo de La Madriguera por solea por bulerías a las que se unió el baile solemne y padentro de Rocío. El hielo estaba roto y la artista comenzó a derramar su esencia: aires nuevos e ilusiones viejas, atrevimiento y ganas, muchas ganas. Merecido aplauso y descanso para la bailaora.

El cante, de nuevo, adquirió el protagonismo: malagueña con abandolaos. Por taranto tuvo una dura afrenta La Pequeña, quien ofreció la versión más profunda y dramática de su baile, baile que mutó a tangos donde se acordaron de Granada y con los que disfrutó, soltando toda la tensión acumulada en los primeros compases, comenzando a gustarse, verse más suelta y pisar con más firmeza en cada una de sus mudanzas y sus escorzos.

Nos llevó Elías Caballero a Huelva enlazando una larga tanda de fandangos para cerrar a continuación la noche en Cádiz, con el baile de Rocío La Pequeña por alegrías. Las intenciones que demostró a lo largo de la velada se convirtieron en realidades viéndose ya a una bailaora mucho más suelta y sabiéndose satisfecha del trabajo realizado.

Su público, su gente, su Murcia la arropó despidiéndola con una sonora ovación y clamando al unísono un último baile que llegó por fiesta. Bulerías corraleras en las que se citó con el cante a pelo de Elías Caballero para rematar la noche y dejarnos llenos de aires nuevos. ¡Ole tú Rocío y ole tu valentía!

Redacción y fotografía: Gabriel Maldonado.

error: © Todas las imágenes y contenidos de la web son propiedad de alaireyacompas.es