Patrimonio inmaterial de la sensibilidad

 El Festival Flamenco On Fire abrió sus puertas al mundo aleando músicas y sones con el espectáculo “Aquellos puentes sutiles” en el que la cantaora Rocío Márquez une su alma al maestro Jorge Drexler, dejando juntos volar la sensibilidad y recorriendo vereas de ida y vuelta. Sumando. Realizan un ejercicio de generosidad, un sincericidio. Se abrazan, se cuidan, se entienden y del escenario mana sensibilidad a borbotones.

Abren por milonga, la “Milonga del moro judío”, vidalita y guajira. Los cimientos están puestos y la música conversa libre entre esos universos que están más cerca que nunca. Desnuda la onubense el flamenco que ha bebido macerándolo al abrigo de un Drexler curtido en mil poemas y de ahí nace gloria, aunque en ocasiones hubiéramos querido más sangre, más Rocío y más Cortés.

El inmenso poema de Antonio Orihuela, “Llegar a la meta” supuso el alfa para una Rocío Márquez que acompañada por el toque del maestro Miguel Ángel Cortés y la percusión preñada de matices de Agustín Diassera nos lleva de la mano de otro grande, Moreno Galván con la rondeña “Empezaron los cuarenta“. Cuplé por bulerías y el vello como escarpias con “Firmamento” por seguiriyas.

Al alimón recuerdan a Enrique Morente, “Cuando cantaba Morente” y se vuelven a arropar con la “Tonada de la luna llena“…

“Yo vi abrirse la nostalgia en canal completamente,
y hasta el tiempo, el inclemente, se detenía callado,
su voz cargaba los dados, cuando cantaba Morente”

El Drexler más íntimo y reivindicativo se quedó a nuestra vera susurrando clásicos de su imaginario: “Soledad“, “Al otro lado del río“, “Yo no soy de aquí… pero tú tampoco” o “Zamba por vos” del maestro Zitarrosa antes de alcanzar el final de la noche con la eterna “Pena, penita, pena” y la colombiana “El Venadito” en clave marchenera.

Y al cabo de casi una hora y media resulta que el On Fire y Pamplona se convierten en un vaivén de emociones y recuerdos a unas y otras latitudes, a grandes maestros y torna también en un festival que apuesta por el riesgo porque verdades, guste o no, no hay solo una, ni flamencos tampoco.

La noche que había sido de recogimiento e intimismo, se arrebató con el baile de El Farru en el Ciclo Nocturno del Hotel Tres Reyes. Seguiriyas, soleá, bulerías… con la esencia de su casta, los Farrucos y la noche se juntó con el día como mandan los cánones y como hacía tiempo que no veíamos en un festival flamenco. Porque eso, unir voluntades, generar emociones y que el día y la noche sean solo uno también es parte de un festival flamenco.

Redacción y fotografía: Gabriel Maldonado.

 

 

error: © Todas las imágenes y contenidos de la web son propiedad de alaireyacompas.es