Mercé y Tomatito siguen haciendo historia en El Taranto

El año anterior, por estas mismas fechas de mayo, el título de mi crónica del recital de José Mercé y Tomatito fue el siguiente: «Dos Tarantos de Oro en Los Aljibes«. Quise enfatizar la principal justificación que, en mi modesta opinión, tenía el que dos de las máximas figuras del flamenco, dos artistas internacionalmente famosos, hubieran decidido actuar juntos en un local con un aforo muy reducido aunque, eso sí, un auténtico santuario para los amantes de nuestra música más universal: los aljibes árabes de la Peña El Taranto. Los dos han sido premiados con el «Taranto de Oro«, máximo galardón que esta prestigiosa entidad cultural concede para realzar «la gran trayectoria e importancia de un artista y su especial relación con la Peña El Taranto«.

José Mercé y Tomatito_02_Fotografía_Jesús Amat

En sus 53 años de existencia solo en ocho ocasiones se ha concedido este premio, desde que se concediera por vez primera en 1972 a Antonio Mairena; José Fernández «Tomatito» lo recibió en 1984 y José Mercé, el más reciente de los galardonados, en 2013. Para tener en una vitrina de tu casa el «Taranto de Oro» tienes que ser una primera figura del arte flamenco y tener en tu currículum una estrecha vinculación con la veterana peña almeriense. Tomatito y Mercé cumplen sobradamente con las premisas exigidas: son dos estrellas rutilantes del flamenco y están ligados a El Taranto, artística y emocionalmente, desde los comienzos de sus largas y exitosas trayectorias profesionales.

José Mercé_01_Fotografía_Jesús Amat

El «milagro» de mayo de 2015 lo hemos vuelto a disfrutar, en esta 45ª Semana Flamenca de la Peña El Taranto que se está celebrando, porque Mercé y Tomatito así lo han querido. Parece como si lo necesitaran. Cargar las pilas con una sesión de flamenco de lo más clásico: dos artistas, sentados en sillas de anea y una guitarra, ante un público entendido y en silencio sepulcral, solo roto por los «oles» y «jaleos» siempre oportunos y a compás. Recital flamenco sin concesiones para la galería, de dos artistas modernos que se han atrevido con gran éxito a transitar otros estilos musicales y compartir experiencias con músicos de diversos orígenes. José Mercé se peleó con las soleares, las malagueñas, las siguiriyas, el taranto, los fandangos, las cantiñas, los tientos-tangos y las bulerías. Y Tomatito se limitó, nada más y nada menos, que a acompañar al cante, a estar pendiente del cantaor, a facilitarle el triunfo que acaba siendo compartido. Un «chute», si me permiten la expresión, de flamenco clásico, enjundioso y eterno, una vuelta a las fuentes que alimentan la capacidad de creación. Me parece obvio: solo con un conocimiento sólido de lo sustancial se pueden transitar los caminos de la innovación.

José Mercé y Tomatito_03_Fotografía_Jesús Amat

Dos maestros del flamenco en un escenario ya de leyenda y los aljibes a rebosar de un público entregado y consciente de que tiene el privilegio de disfrutar de un recital que no por repetido deja de ser un lujo asiático. Pasarán los años y se podrá presumir de haber escuchado a cantar, en la cercanía y el calor de la «Capilla Sixtina del flamenco» (Antonio Mairena dixit), a José Mercé acompañado a la guitarra por Tomatito. El paso del tiempo dará su verdadero valor a este empeño de dos músicos excepcionales, de dos amigos, que se dan cita en un escenario crucial en sus carreras artísticas.

Redacción: Miguel H. Pérez.

Fotografía: Jesús Amat.

, , , , ,
error: © Todas las imágenes y contenidos de la web son propiedad de alaireyacompas.es