María José Llergo, el sueño es nuestro

 Cuando María José Llergo se sube al escenario hay que atar en corto a los adjetivos para que no se vengan arriba, porque cualquier descripción realista puede parecer exagerada a los que no vivieron el momento. Estival Cuenca acostumbra a regalar momentos únicos como los que se vivieron en este mismo escenario en ediciones anteriores con Rozalén o Rodrigo Cuevas, o aquella noche de tormenta en la que De Pedro acabó su concierto en el claustro del Parador. La actuación de ayer de María José Llergo en el escenario Solán de Cabras, sobre la hoz del Huécar y con las Casas Colgadas de Cuenca ya forma parte de la memoria imborrable del festival.

Durante mucho tiempo, los que allí acudimos podremos decir que vivimos la primera actuación de María José Llergo en Cuenca, cuando únicamente había publicado un disco Sanación (2020) y tocando en versión trío, únicamente acompañada a la guitarra por Paco Soto y en los teclados por Miguel Grimaldos. Su voz no necesita más. Lorquiana vestida de tragedia cuando canta y lorquiana que desecha tristezas y melancolías cuando habla.

María José Llergo tiende ese puente constante entre las generaciones pasadas y las contemporáneas, una dualidad que en su directo es aún más patente y potente. Alma de tragedia flamenca cuando se sienta y la acompaña únicamente la guitarra de Paco Soto. Voz flamenca capaz de desgarrar y romper el alma en su versión más intimista y clásica. Poderosa y exultante cuando alza el vuelo apoyándose en la electrónica de Miguel Grimaldos.

Canciones de labranza, versos hechos de heridas propias, miradas comprometidas a la realidad doliente, respeto por el legado recibido o esperanza en la casi veintena de canciones que interpretó sobre el escenario de Estival. Entre palabras risueñas, agradecidas y sinceras fueron brotando de su garganta ese puñado de canciones ya míticas de uno de los más impresionantes discos de debú de los últimos tiempos. No faltaron en el concierto Niña de las Dunas, canción con la que la descubrimos en 2018, Me miras pero no me ves, Nana del Mediterráneo, la bellísima A través de mí o la dolorosa El hombre de las mil lunas.

Tampoco faltaron las canciones de corte flamenco más clásico como Al Gurugú o la versión del Ay, pena penita pena con la que homenajeo a la Faraona para concluir el concierto. Incluso hubo espacio para alguna sorpresa no incluida en su discografía oficial como fue la versión de La Canción del Soldado de Chicho Sánchez Ferlosio. Dicen que la patria es un fusil y una bandera. Mi patria son mis hermanos, que están labrando la tierra. Como dijo en algún momento del concierto, la de Pozoblanco anda “cumpliendo con sus sueños“, pero estos sueños no significan nunca mirar para otro lado, sino enfrentarse con los temores y con los miedos, para hacerse más fuerte y seguir volando. Un directo que sólo hace que confirmar la estrella emergente que se intuye en sus grabaciones.

Antes de María José Llergo, abrieron la velada Zas!! Candil Folk, con Javi Collado y Estela Molinero al frente del grupo que ha conseguido que el público conozca las canciones de su tierra y las sienta como propias. Año a año, como los ciclos de la tierra, regresan al escenario de Estival en su cita puntual como el comienzo del verano, como las vacaciones del pueblo, como reunirse de nuevo con los viejos amigos de la infancia. Son de los nuestros y sus canciones son también las nuestras. Si algo hay que agradecer a Estival Cuenca es esa apuesta firme por la música de la tierra, arriesgando en su programación asociándola a otras formas y otros estilos.

El grupo taranconero ha consolidado un repertorio que el público canta y siente propio, en el siempre incluyen algún regalo especial. En esta edición hubo dos perlitas, un fandaguillo a lo Eliseo Parra y ver reunidos cantando juntos sobre el escenario a Zas!!Candil Folk y a Collado Project, las dos propuestas que lidera, el ayer especialmente risueño, Javi Collado. Esta segunda formación se estrenará mañana en los escenarios conquenses acompañando a los palentinos de El Naán en lo que promete también ser una noche muy especial.

 

Redacción: José An. Montero.

Fotografía: María Ramos.

error: © Todas las imágenes y contenidos de la web son propiedad de alaireyacompas.es