Jesús Méndez emborracha de arte Cartagena

 Cartagena sintió Jerez muy cerca el pasado sábado en el recital de Jesús Méndez para la Peña Flamenca de Cartagena Antonio Piñana. Paladeó la ciudad portuaria el sabor añejo del cante de La Plazuela, se vivió el aire de Santiago, los aromas de San Miguel en el eco jondo del sobrino de La Paquera de Jerez. Y temblaron los pilares del cante en un recital de largo recorrido a los pies de un cantaor que ya es un referente, presente y futuro de este arte universal. ¡Ole tú Jesús! ¡Ole tu casta!

JMendez

Presentó el jerezano en Cartagena alguno de los temas de su nuevo trabajo Voz del Alba que dedica a su hija y que viene a ser la confirmación de Méndez como un cantaor largo que ha llegado para quedarse en el Olimpo de los grandes del flamenco. Toná en la voz seca de Jesús Méndez para arrancar la velada. Dolor, pasado, vello de punta y emociones, muchas emociones que comenzaban a derramarse por el Mare Nostrum, sede de la peña cartagenera. Tras este inicio lleno de profundidad nos llevó el jerezano por alegrías acompañado por la guitarra del maestro Antonio Piñana. Malagueña, su siguiente parada, malagueña que se convirtió en llanto en ese metal dorado que atesora en su garganta para que la noche fuera cogiendo color en sus primeros compases.

JMendez-3

Se regocijó por tientos que dijo despacito, despacito, saboreando cada uno de sus tercios para mecernos a posteriori por tangos donde se acordó de Triana. Removíos andábamos ya en una noche de cante grande que vino a hacerse enorme por soleá. Potente y adusta; delicada; ruda y enérgica la voz de Méndez en este cante primigenio que Jerez ha hecho grande. Más jondura, más Jerez por seguiriya y Cartagena seguía temblando.

JMendez-2

Nos acercábamos ya irremediablemente al final del recital de Jesús Méndez quien nos ofreció para ir cerrando una larga serie de fandangos, como siempre bien recibidos por el público. Y tras ellos, bulerías. Compás y fiesta quedándonos preñados de satisfacción y huérfanos del cante de un cantaor que pese a su juventud ya esboza, recital a recital, los mimbres de lo que será una larga y próspera carrera musical y lo que es más importante, perpetuar el cante y el poderío de su apellido, Méndez.

JMendez-5

Y uno que tiene la suerte de poder ver, disfrutar y contar las cositas que pasan alrededor del mundo del flamenco sigue pidiendo que se acerquen. Pierdan el miedo, desnúdense ante este arte, que si es cerquita y de verdad, te engancha y ya no te suelta. Piénsenlo.

 

, , , ,
error: © Todas las imágenes y contenidos de la web son propiedad de alaireyacompas.es