Jeromo Segura, la luz de la esperanza

No es fácil sobrevivir en un mundo dónde venden la cultura del envase en la que el exterior te llama y el interior no se mira, quien dice cultura dice otras cosas, pero hoy hablamos de flamenco. La Asociación Cultural «Murcia Flamenca« ha despedido la programación de la temporada con otra Lámpara Minera, ya lo hizo otros ciclos con Rocío Márquez o David Lagos. En esta ocasión Jeromo Segura llegaba a Murcia con la guitarra del mairenero Jesús Rodríguez para poner el broche en una peña flamenca huérfana; no de socios, ni de ganas, ni de esfuerzo, ni de calidad en la programación sino de local.

01_Jeromo Segura_Fotografía_Jesús Amat (1)

Quizá nadie se explica la supervivencia de una entidad de estas características sin un local para desarrollar sus actividades, pero existe, porque Murcia a veces es esa excepción que no se puede explicar; sin fundamento ni lógica. Tenemos el festival más mediático del mundo, una aportación al flamenco autóctona como los cantes de levante, pero la peña flamenca de la capital murciana no tiene dónde divulgar todo esto. Gracias a la generosidad de «La Puerta Falsa«, programan una vez al mes un ratito de flamenco que se agradece.

A Jeromo Segura le cambió la historia cuando en 2013 se alzó con la preciada Lámpara Minera en La Unión y siempre que viene a Murcia lo hace con esa predisposición llena de cariño a la tierra. Comenzó por tangos como toma de contacto con un público reducido que sentía con alago la impronta del cantaor a veces risueño, siguiendo por soleá de sevillanía; templada ella, tranquilo él. Cádiz por cantiñas con un Jeromo cómodo en las tablas, sobrado de compás y manejo en cada tercio.

03_Jeromo Segura y Jesús Rodríguez_Fotografía_Jesús Amat

Homenaje obligado a la tierra con murcianas y minera poniendo cada matiz en su sitio y aprovechando los recursos de su voz mientras se agarra a la silla. Jeromo es un artista que domina esto, de voz melódica y soltura en la modulación, sabe respirar, entrar y salir, pararse en medio y saborear. Su escudero está a la altura, a Jesús Rodríguez se le nota la admiración por lo bueno, el gusto al tocar; quiere estar presente cada vez que sus cuerdas hablan y lo consigue, consciente del sitio que ocupa su sonanta siempre, sabiendo lo que es acompañar y encontrando su lugar, buena afición pese a la juventud y lo mucho que aún le espera.

Siguen con el cuplé por bulerías del bolero «El Compromiso» dejando el aroma de tango argentino sin mover, íntimo en el cante y con un fraseo muy natural. A las mujeres de esta noche les dedica la milonga del maestro Juan Valderrama notándose su trabajo con los graves y ese punto de frescura renovadora en su voz que diferencia la imitación de la aportación sonora. Por supuesto, larga tanda de fandangos de su tierra que goza ya de pie y que suenan a despedida rematando por Alosno; sin embargo el de Huelva se retira al estilo de Mairena por tonás añejas y lejanas que hoy cierran la programación hasta después del verano.

02_Jesús Rodríguez _Fotografía_Jesús Amat

La luz de la Lámpara Minera de Jeromo Segura sigue su camino y a nosotros nos llena de fe, tiene que llegar el día que este arte se dignifique desde dentro hacia fuera como hace él con su cante y la esperanza se convierta en realidad, ojalá Murcia pueda disfrutar de unas coordenadas que ubiquen el duende para todo el que se quiera orientar. En esta vida todo llega despacito y a compás.

Redacción: Rocío Hellín

Fotografía: Jesús Amat

, , , ,
error: © Todas las imágenes y contenidos de la web son propiedad de alaireyacompas.es