Fuerza, elegancia y drama para abrir la Cumbre Flamenca Murcia

 Cynthia Cano abrió con notable éxito el pasado jueves la XXIV Cumbre Flamenca Murcia reivindicando espacio para el flamenco que se hace en esa tierra y el flamenco que ella misma desgrana en su baile: fuerza, elegancia y dramatismo. Todo ello fue Bailaora de Postín, todo ello es Cynthia Cano. Una bailaora que a sus 24 años ha comenzado ya a eclosionar y debe comerse los tablaos, peñas y teatros de toda España. Lo hemos escrito muchas veces, hoy lo volvemos a hacer: Murcia tiene bailaora. Quizá lo que le ocurre a esta bendita región y a ella misma, a nuestra protagonista, es creérselo y echar a volar porque arte hay.

DSC_7186

Es Bailaora de Postín un homenaje a tres grandes del género: Pastora Imperio, Carmen Amaya y Matilde Coral. Casi na la empresa. Pero Cynthia llega. Es una trabajadora enorme, tiene condiciones, conocimiento y su zurrón está lleno de ilusión y ganas por reventar el mundo. A los dos años dio sus primeros pasos a compás, a los ocho triunfó en el programa de televisión Veo, veo y se fue a Sevilla, con su padre, a estudiar baile flamenco en la Fundación Cristina Heeren. Desde aquellos días ya lejanos, la de Las Torres de Cotillas no ha dejado de soñar flamenco. El jueves en el Teatro Circo de Murcia lo volvió a demostrar.

DSC_7248

Recorre Cynthia Cano en los primeros compases del espectáculo la friolera de sesenta años para capturar la esencia de una de las figuras más importantes del baile flamenco: Pastora Imperio. Juega la joven bailaora por soleá, tientos tangos y bulerías con el imaginario de la sevillana. De figura firme y talle elegante inunda el escenario, con la pose y el garbo que ha bebido de una de sus fuentes La Imperio. Mueve pausada y con dominio su sombrero de ala rojo. Y comienza a gustarse nuestra bailaora de postín. Bajo el amparo del cante roto de Miguel Lavi y las falsetas en la sonanta de Luis Medina, se regocija Cynthia con el capote que Torombo, el volcán Torombo, le ofrece en el centro del escenario y vuelve a gustarse, a gustarnos. Su taconeo a compás de sus compañeros inunda el Teatro Circo.

DSC_7276

Al antiguo barrio del Somorrostro barcelonés nos empuja Cynthia Cano a continuación para vomitar el carácter de Carmen Amaya. Toná a palo seco en el metal lleno de matices de Bastián Contreras y vellos de punta para iniciar esta segunda parada en el espectáculo inaugural de la Cumbre Flamenca Murcia 2017. Recita dramática y llena de intensidad Cynthia Cano el Poema gitano a la bailaora catalana. Y por seguiriyas continuamos. Esta vez con el toque sutil de El Perla. Junto a sus compañeros se sienta la bailaora alrededor de la mesa ubicada en la esquina del escenario y comienza un bonito juego entre taconeo, palmas y pitos. Y la tierra, siguiente parada en la tierra. El cante de Levante, cartagenera y taranto. De nuevo Bastián rasga su voz y la pone al servicio de una Cynthia que ocupa todo el espacio escénico con su baile expresivo y enérgico, con un taconeo incesante que golpea al espectador, que llega lleno de fuerza.

DSC_7325

Se acababa este Bailaora de Postín y que mejor final que irnos a Sevilla y su baile alegre y femenino. Recordó Cynthia Cano por alegrías a Matilde Coral y la escuela sevillana de baile. Esa que es cuna de grandes artistas y de la que la bailaora murciana es también parte por haber bebido de ella. Jaleo en las tablas del Teatro Circo entre los músicos para, a pesar de algún fallo de sonido, elevar el baile de Cynthia a los altares flamencos. Un baile desinhibido y festivo que arrancó al numeroso público murciano de sus asientos para ovacionar a una Cynthia Cano en la noche en la que se reivindicó el flamenco de la tierra.

DSC_7400

 Bulerías como apoteósico final con una Cynthia y un Torombo desbocados antes de que la de Las Torres de Cotillas recibiera de mano del director de la Cumbre Flamenca Murcia, D. Antonio Parra y la directora del Conservatorio de Danza de Murcia, Dª. Teresa Souán Bernal el premio Artista Revelación del año 2016 y que de nuevo sirvió para reclamar el espacio para Murcia en el mundo del flamenco.

DSC_7493

Pero la noche no acabó ahí. Tras Bailaora de Postín llegó el turno del Taller Coreográfico Flamenco del Conservatorio de Danza de Murcia quienes presentaron el espectáculo Flamenco, mi camino y vida en el que más de 30 alumnos y alumnas del Departamento de Flamenco ofrecieron su arte con coreografías de Matilde Rubio, Estefanía Brao, José Luis Navarro, Loles Costa y Beatriz Arce. Nervios, ilusión y empuje el de estos jóvenes que fueron desgranando La llamada de mi «Sino» como introducción, Andadura por martinete y seguiriya, Sin tregua por farruca, Estación de fortuna por taranto y Tocando el cielo por tangos para el fin de fiesta. Murcia tiene arte.

DSC_7529

Redacción: Gabriel Maldonado.

Fotografía: José Miguel Cerezo Sáez.

, , , ,
error: © Todas las imágenes y contenidos de la web son propiedad de alaireyacompas.es