Éxtasis flamenco en los 60 años de Pepe Habichuela a la guitarra flamenca

 El flamenco celebró la semana pasada los 60 años de Pepe Habichuela a la guitarra flamenca. Tres días en los que el Teatro Circo Price de Madrid se convirtió en un santuario para los amantes del toque del granadino. Primeros espadas del arte jondo derramaron su arte y su agradecimiento a un Pepe Habichuela cuya sonrisa lo decía todo. ¡Enhorabuena maestro!

Habichuela (1 de 1)-24

La jornada de clausura tuvo matices muy emotivos por la presencia de la familia de los Habichuela en el coliseo madrileño. Ellos se encargaron de cerrar el homenaje preparado por su hijo Josemi Carmona, pero antes, el pasado viernes 13 de octubre el arte campó a sus anchas por el Price.

Israel Galván fue el encargado de romper las hostilidades. Decía el bailaor, antes de salir al escenario, que no sabía que iba a bailar, que siempre espera a ver la respuesta del público. Yo tampoco sé que bailó (¿soleá por bulería? ¿seguiriya?), sé lo que sentí. Es Galván una bestia que embiste y un mar en calma. Es el bailaor una sucesión de movimientos viscerales, gestos, taconeo eterno y escorzos imposibles que apabullan. Y eso hizo en los primeros pasos de esta tercera noche del homenaje a Habichuela: impresionar y sobrecoger.

Habichuela (1 de 1)-4

Habichuela (1 de 1)

Cuando teníamos aún el corazón encogido salieron al escenario otras dos bestias. El homenajeado, Pepe Habichuela y Miguel Poveda. Más belleza la surgida con la aleación de la magia de estos tres titanes del flamenco sobre las tablas del Teatro Circo Price por granaína. Poveda se dejó arrastrar por el toque certero de Habichuela y juntos propiciaron otro momento especial con Galván al baile. ¡Brutal el triple juego cante, toque y baile!

«Sin tener razón ninguna

tú me tratas malamente

y sólo vivo para quererte

y con tan mala fortuna

que no puedo aborrecerte«

Habichuela (1 de 1)-3

Nos dejó Galván a solas con el maestro Habichuela y con Poveda quién continuó por granaínas con esa voz suya que embriaga, que duele y que araña para nuestro gozo. Más luz en el Price.

«Con veinticinco faroles

tiene Granada una fuente

y una Virgen del Perdón,

y un patio de los leones,

donde el rey moro lloró«

Habichuela (1 de 1)-5

Tras este primer arrebato de emoción le tocó el turno a una voz de seda, Silvia Pérez Cruz. Se confesaba la catalana emocionada y agradecida por la llamada del maestro Pepe Habichuela: «me siento como un limón entre tanta carne buena» espetaba desde su atalaya y devolvió ese agradecimiento con momentos de gran belleza. Desde la sutileza y la delicadeza pellizca la artista con su cante. Y eso hizo. Primero sola con Mañana, erizándonos desde la sencillez de su voz y su guitarra:

«Cuando yo muera mañana, mañana, mañana,

habrá cesado el miedo de pensar que ya siempre estaré sola,

cuando yo muera amado mío no mandes flores a casa«

Habichuela (1 de 1)-7

Se le unió otro mastodonte, uno de los muchos que moraron el Price el pasado viernes, Javier Colina. Si sola embriagó, junto al contrabajo de Colina nos derritió. Complicidad y alquimia entre ambos, una alquimia y un cariño mutuo que brotaba por arrobas desde las tablas. Una delicia su Ella y yo de William Landron Rivera y Anthony Santos, que juntos tararearon, que ambos almibararon.

«Como la rosa, como el perfume
así era ella.

Como lo triste, como una lágrima
así soy yo«

Habichuela (1 de 1)-6

Asa Branca de Luiz Gonzaga, de nuevo entre Silvia y Colina, antes de que al dúo se uniera el protagonista de la noche. Salió Pepe Habichuela al escenario con su guitarra flamenca para hacer levitar a Silvia y ella hacernos sentirnos vivos a nosotros con la milonga Mi ruiseñor de Juan Maravillas. Un lujo su voz, la unión de los tres elementos y su sonrisa. ¡Gracias Silvia!

Habichuela (1 de 1)-8

De la dulzura de la cantante catalana a la fuerza de Miguel Poveda. Más de una hora de recital de Miguel en el que nos volvió a remover de nuestras butacas. Acompañado por el toque de Jesús Guerrero, la percusión de Paquito Sánchez y el compás y jaleos de los Habichuela se vació el catalán con su cante. Arrancó potente por cantiñas llevándonos a Cádiz y recordando a esos lugares míticos de la Tacita de Plata, a Camarón, La Perla, Aurelio Seyés, Las Mirris…derroche de conocimiento y flamencura en sus primeros pasos en solitario.

Habichuela (1 de 1)-13

Se mostró Miguel Poveda conmovido y con mucha responsibilidad por su presencia en el homenaje a Pepe Habichuela: «No saben ustedes lo rápido que va el corazón cuando uno se sube a este escenario en este día de homenaje a Don Pepe Habichuela y las emociones que se mezclan por estar aquí«. Continuó el cantaor por tientos-tangos, despacito, regocijándose en cada tercio para dictar sentencia y dejarnos heridos de muerte. Por tangos se acordó de CamarónTriana y El Titi, delicioso.

«Ahora vienes tu a buscarme,

después de haberme dejao,

ahora yo no te camelo,

las vueltas que el mundo a dao»

«Si te han gustado mis ojos,

se los pides a mi mare;

y si te dice que no,

retírate y no te enfades«

Habichuela (1 de 1)-18

Rompió el metal de su voz por seguiriyas Poveda. Profundo y sentido su cante arropado por el presente y futuro de la guitarra flamenca de Jesús Guerrero. El silencio era sepulcral en el Price quien se dolía con el lamento del catalán.

«Si algún día yo te llamara

y tu no vinieras,

la muerte amarga,

compañerita del alma,

yo le apeteciera,

si algún día yo te llamara

y tu no vinieras«

Por  bulerías cerró su actuación Poveda en el homenaje a Pepe Habichuela demostrando su compromiso con el cante y toda la emoción contenida que sintió a lo largo de más de una hora de actuación. El Price se lo reconoció…

Habichuela (1 de 1)-11

Compadre de Habichuela y Morente, actor con letras mayúsculas y uno de los grandes artistas de este país. Emocionado salió Juan Diego al escenario del teatro a hablarnos de su amigo Pepe Habichuela. Lo hizo desde la amistad y el respeto al guitarrista granadino y a este arte que tanto conoce y ama. Un 10 su actuación y su complicidad.

Habichuela (1 de 1)-15

El artífice de este homenaje e hijo de Pepe Habichuela, no podía faltar a la cita con su padre y su guitarra.  Josemi Carmona se lanzó solo al escenario con su toque más melancólico y sentido que nunca y convirtiéndose en el preludio de la explosión final de su familia. El cante de Pepe Luis Carmona por martinete supuso el inicio del homenaje de Los Habichuela a Pepe seguido de un palmeo vertiginoso por bulerías acompañado por varios miembros de su familia. Los Habichuela al completo ocuparon ya el Teatro Circo Price con ese arte que atesoran y que han mamado.

Habichuela (1 de 1)-17

Habichuela (1 de 1)-20

Jorge Pardo con su flauta ofreció el preludio para el fin de fiesta con el clan Habichuela arropando a su patriarca. Éxtasis colectivo de cante, toque, baile y compás en la embocadura del escenario madrileño, éxtasis que culminó con el baile del propio Pepe Habichuela y su mujer, Amparo. Una pataita juntos y miles de momentos para el recuerdo. ¡Qué viva Pepe Habichuela!

Habichuela (1 de 1)-22

Habichuela (1 de 1)-23

Redacción y fotografía: Gabriel Maldonado.

error: © Todas las imágenes y contenidos de la web son propiedad de alaireyacompas.es