El eco de Camarón de la Isla vuelve a sonar en La Unión

 Camarón de la Isla es un mito. El gaditano fue, es, un ídolo de masas que levanta pasiones. Anoche en La Unión, en el festival en el que cantó tres veces a lo largo de su vida, y en el que estuvo a punto de grabar con Génesis García un disco de cantes mineros, volvió a quedar claro que es eterno. Una abarrotada Catedral del Cante estalló en cada uno de los momentos en los que la voz del de la Isla de San Fernando volvió a hacer eco en los muros del antiguo mercado unionense en el espectáculo Eterno Camarón que se presentó anoche en el Festival Internacional del Cante de las Minas tras varios años de gira por toda España.

DSC_8410

Su hija, Gema Monge, fue la encargada de abrir la noche recitando poemas que su padre dedicó a La Chispa, su mujer, compañera y madre de sus hijos. Entre palo y palo fue Gema regalándonos esos versos escritos por su padre y guiando el espectáculo «por más que busco no encuentro la voz rasgá de mi papa» recitaba. Tras el primer poema llegó la Nana del caballo grande en la voz rasgada y poderosa de Pedro El Granaino, voz que en ocasiones llegaba distorsionada al patio de butacas de la Catedral del Cante por problemas de sonido. Una pena.

DSC_8149

DSC_8160

Alegrías de la Bahía de Cádiz con el baile impetuoso del Choro Molina al que se unió Mercedes de Córdoba por para desbocarse juntos y arrancar los primeros aplausos de un público voluntarioso y con ganas de recordar al genio de La Isla. La Primavera por rumbas fue la siguiente parada con el jaleo, palmas y coros de Los Makarines y el toque de Eduardo Trassierra en el antiguo mercado unionense.

DSC_8256

DSC_8324

A palo seco y con el sólo acompañamiento de las palmas de Los Makarines comenzó El Granaino con Soy fragüero en la que fue in crescendo y rompiendo su voz en varios de sus tercios. De nuevo El Choro en las tablas por soleá por bulerías, tablas que pisó firme tras un inicio irregular, tablas en las que creó arte con el juego ensamblado entre su taconeo, las palmas y la percusión. Pa que me llamas prima por sevillanas y vuelta de Mercedes de Córdoba al escenario por bulerías. Gema, en ocasiones emocionada, recitaba de nuevo la prosa de su padre…

DSC_8398

Tras un breve parón llegó uno de los momentos más intensos de la noche con la mítica y revolucionaria Leyenda del tiempo trabajo con el que Camarón de la Isla hizo historia en el mundo del flamenco y que El Granaino hizo suya. El público andaba ya a estas alturas de la noche entregado a los artistas, a su ídolo vigilante desde el cielo. Fandangos con La vida es una ilusión y De lo que soy yo pa ti las siguientes estaciones antes del toque por Levante de Eduardo Trassierra. Taranto del tío Rufino sentido en el baile de Mercedes de Córdoba y el cante de El Granaino que ora susurraba ora arrebataba el metal de su voz.

DSC_8420

Con La Tarara por tangos y Gema Monge recitando los últimos versos de la noche, «ya soy eterno» decía, encarábamos el final del espectáculo. Final apoteósico con un vídeo del propio José Monge Cruz cantando Volando voy, uno de sus himnos y de sus canciones más conocidas. Para cerrar, otro tema universal del de La Isla, Soy gitano, que el público unionense jaleó en pie despidiendo a los que anoche devolvieron a la Catedral del Cante el eco de José Monge Cruz Camarón de la Isla.

Redacción: Gabriel Maldonado.

Fotografía: José Miguel Cerezo Sáez.

, , , ,
error: © Todas las imágenes y contenidos de la web son propiedad de alaireyacompas.es