El circuito granadino "Es.Flamenco" vuela con "M de mujer"

 La M de mujer y el flamenco femenino fueron los protagonistas el pasado viernes 29 de noviembre en el Circuito Es.Flamenco organizado por la Diputación de Granada y que llegó al Teatro Pablo Neruda de Peligros a las 20:00 horas con el espectáculo “Flamencas trío. Tres artistas; Alicia Morales, Antonia Jiménez y Nasrine Rahmani, al cante, toque y percusión, respectivamente, ofrecieron un recital apegado a la tradición y con sabor añejo que también regaló matices contemporáneos en su propuesta. La localidad granadina disfrutó de este trío de artistas aunque hay que decir que el patio de butacas del Neruda no estuvo muy poblado, cosa que sentimos y reivindicamos desde estas líneas ¡Apoyen al flamenco!

La propuesta es contemporánea y osada, porque es moderno que una guitarra ocupe el centro del escenario y relegue a derecha e izquierda al cante y cajón flamenco. Lo es también que la misma sonanta repose y se arrebate en manos femeninas (aunque esto ya ocurriera en el pasado, por suerte cada vez se produce más y poco a poco es menos noticia). Y por último, sigue siendo moderno que cantes añejos sean recuperados y se reinterpreten según el sentir de estas nuevas generaciones, tres mujeres. Ello hicieron.

Antonia Jiménez abrió la noche. Arrancó con su toque pulcro y sobrio por taranta para abrir boca. Guajira y tanguillos, con ecos a Manuel Escacena, fue la siguiente estación. El toque se hizo acompañar por Alicia Morales y Nasrine Rahmani quienes marinaron este cante de ida y vuelta con el color de su arte. Alicia tiene una voz potente que modula a su albedrío, que rasga o ralentiza al servicio de la emoción. Por su parte, Nasrine escucha (¡qué importante escuchar!) y acompaña a sus compañeras con delicadeza, sin estridencias.

Me gusta por la mañana

después del café bebío

pasearme por La Habana

con mi cigarro encendío.

Por seguiriya rematada con cabal en recuerdo a Enrique Morente completaron la primera parte de la noche. Y de todo ello, de cada uno de los quejíos, las falsetas y los pulsos al cajón flamenco iba naciendo un espectáculo sencillo, redondo, cercano.

Toda la esencia de Granada estuvo presente en las tablas el espacio escénico de Peligros: su Albaicín, su Sacromonte, los que se fueron; como la tía Marina Habichuela, y los que siguen haciendo grande la cultura de la tierra. El toque de Antonia nos trasladó a otros tiempos y otras latitudes con falsetas con esencia árabe por tangos de Graná. Y más Graná, la Granada más profunda llegó con su cante enseña: la granaína:

Será por tu malvivir

si tú te ves perdido y abandonao,

cuando conmigo vivías,

grandes consejos te di

y tú de ellos te reías.

Cantiñearon, cambiando el tercio y acordándose de Pastora Pavón, la Niña de los Peines para llenar de compás y más sustancia la noche granadina. Encarando el final del espectáculo nos llevaron por mariana. De nuevo aromas añejos aparecieron en las tablas con más reminiscencias a Escacena. La velada culminó por romance quedándonos con ganas de más. Y así, con todo ello, el circuito granadino “Es.Flamenco” tuvo nombre y aroma de mujer. ¡Qué cunda el ejemplo!

Redacción y fotografía: Gabriel Maldonado.

 

 

error: © Todas las imágenes y contenidos de la web son propiedad de alaireyacompas.es