Tomatito y Pepe Habichuela se sumaron al homenaje a Juan Carmona en El Taranto

 La Peña El Taranto vivió el viernes otra gran noche que añadir a su rica historia cultural, cargada de acontecimientos que traspasan fronteras. Se hacía entrega del trofeo de esta peña “a la mejor guitarra de acompañamiento” -con carácter especial «a su extraordinaria trayectoria artística en El Taranto»– al célebre guitarrista granadino Juan Carmona Habichuela. A quien Félix Grande dedicó esta frase definitoria: “Quizá no exista un cantaor flamenco que no cante mejor cuando Juan lo acompaña”.

01_Entrega a Pepe Habichuela_Fotografía_Jesús Amat

Los aljibes árabes presentaban un lleno hasta la bandera y muchos asistentes tuvieron que seguir el acontecimiento, incluso de pie, desde la nave central a través de la pantalla de plasma. Disfrutando, eso sí, del sonido natural que ofrece un espacio único que parece que nuestros paisanos del siglo XI hubieran construido específicamente para escuchar música.

04_Pedro El Granaíno y Pepe Habichuela_Fotografía_Jesús Amat

Al comienzo, la secretaria  Carmen Hernández leyó el acta con el acuerdo unánime de la Junta Directiva. No me resisto a citar lo más significativo del texto: “Seguramente es, Juan Carmona, la mejor guitarra de acompañamiento de las últimas décadas del siglo anterior y así lo demostró acompañando a todas las figuras del flamenco. Su relación con nuestra peña fue estrechísima y entrañable”. En los aljibes estaba como en su casa y ha sido, tras nuestro socio de honor Tomatito, el guitarrista que más veces ha actuado desde que debutara el 28 de mayo de 1977, acompañando a Antonio Fernández Fosforito. Su última actuación en El Taranto tuvo lugar el 21 de enero de 2000, compartiendo escenario con Alonso Núñez Rancapino. Juan, además de un gran artista, ha sido un ejemplo como persona, por su simpatía y bondad. Recibió en 1990, compartido con Tomatito, el 7º Trofeo «Lucas López» (hoy Peña El Taranto) y ahora se le premia con el que se dedica exclusivamente a los guitarristas de acompañamiento”.

03_Pedro El Granaíno y Juan Carmona %27El Camborio%27_Fotografía_Jesús Amat

Con la emoción de todos los asistentes a flor de piel, el presidente de la peña, Rafael Morales, entregó el trofeo al hermano del homenajeado, Pepe Carmona Habichuela: otra leyenda del toque flamenco que debutó en los aljibes árabes de El Taranto en 1975 (dos años antes que su hermano Juan), acompañando a la cantaora Carmen Linares. Pepe se había desplazado a Almería, junto a su mujer – la bailaora Amparo Niño-, para recoger el trofeo que Juan ya tendrá hoy en su hogar madrileño. Las palmas echaban humo, mientras los más antiguos del lugar, rememorando imágenes de hace ya cuatro décadas, con los pelos como escarpias. Desde el primer momento dos artistas, sentados al fondo del escenario, habían permanecido atentos el desarrollo de los acontecimientos. Especialmente emocionado, estoy seguro, el hijo del homenajeado de igual nombre y profesión.

05_Pedro El Granaíno y Tomatito_Fotografía_Jesús Amat

Esos dos artistas, Pedro El Granaíno -cantaor que debutaba en los aljibes de El Taranto-  y Juan Carmona El Camborio nos hicieron disfrutar de una hora de flamenco del bueno. Pedro, con una voz genuinamente gitana y dotes de buen gusto, sorprendió a los que lo escuchaban por vez primera. Especialmente hermoso el cante por soleá, palo grande que pone a prueba a los cantaores. Juan Carmona (excelente músico, antiguo componente del famoso grupo Ketama), acompañó a la guitarra con dulzura, pendiente siempre del cantaor, “acordándose” de su padre. Solo se permitió unas fugaces y cómplices miradas a su tío Pepe que escuchaba y jaleaba en la primera fila.

02_Pedro El Granaíno_Fotografía_Jesús Amat

Dos cantes propiciaron las grandes sorpresas que nos tenía preparada la noche. Pedro, en el cante por siguiriyas, contó con el acompañamiento de Pepe Carmona Habichuela, maestro de la guitarra y felizmente, para los aficionados, aún en activo. Quiso así, Pepe, homenajear a su hermano y tener un detalle de cariño con la afición de El Taranto. Reconozco que no encuentro palabras apropiadas para explicar lo que sentí por el cuerpo con su toque. Aunque se me tache de cursi: recordé el rumor del agua corriendo por los cauces de La Alhambra. Y para cerrar la noche histórica, bulerías de Pedro El Granaíno, acompañado por José Fernández Tomatito, el genial guitarrista almeriense, inigualable por este palo. Quiso, José, participar en el homenaje porque “Juan Carmona ha sido la mejor guitarra que ha habido para acompañar al cante“. Una noche para recordar siempre.

Y todo esto, gracias a D. Juan Carmona Carmona. Va por ti, esta modesta crónica, querido amigo.

Texto: Miguel H. Pérez

Fotografías: Jesús Amat

, ,
error: © Todas las imágenes y contenidos de la web son propiedad de alaireyacompas.es