Manuel Márquez "El Zapatero" llena el III Ciclo Cartagena Jonda con su magisterio al cante

Prometía ser el plato fuerte de la programación de esta nueva temporada de la Peña Flamenca de Cartagena Antonio Piñana y no defraudó. Llegó a la peña Manuel Márquez El Zapatero acompañado por su guitarrista, Eduardo Rebollar. Vestía un traje finito, verde claro, camisa blanca y corbata. Enseguida lo rodea un puñado de aficionados cabales que saben que esto no podían perdérselo. Me dirigí a él para preguntarle si quería tomar algo antes de empezar y tras ver su frente perlada de sudor, y dándose jalones de la corbata, me miró serio a los ojos y contestó: “niña, como no quiten esto yo no pueo cantá.” Se refiere Manuel al aire acondicionado, ya lo creo que pudo…

12062567_974727349257317_990647604_o

Empezó con las trianeras soleares del El Sordillo, cantaor, como él mismo explicó, nacido en Vélez-Málaga a finales del XIX y afincado Triana. Explican Luis Soler y Ramón Soler en su libro “Antonio Mairena en el mundo dela Seguirylla y la soleá”, que desde el cante de Ramón El Ollero, nace esta solea recreada por El Sordillo a mediados del XIX en la Triana de El Zurraque .

A éstas le siguen las soleares al estilo de Antonio El Arenero y las cantadas al estilo de Manuel Oliver….con un despliegue de tercios en los que no repite una letra ”ay quién te hablao mal de mí, viviendo tu de mi tan lejos”; “tu me está haciendo pasá las verdes y las mauras, las blancas y las colorás” o “esto sí que es cosa grande, tor mundo quiere a mi niña, mi niña no quiere a nadie” intercalados por sus comentarios “voy a darle el aire de Emilio Abadía….o ésta quien mejor la hacía era Manolito El Pintor” porque el afán didáctico de Manuel es irreprimible y Rebollar, que lo conoce, mete una falseta más, arpegiando bajito, mientras El Zapatero nos explicaba.

12082686_974727459257306_609850375_o

Qué delicia. Y sigue Manuel: “estas soleares no se hacen ya…. A mi me llaman pa esto, porque pa cantá por Alcalá….y hace un gesto inequívoco con la mano, hay musha gente”. Todavía canta con fuerza, afinación y esas subidas y caídas de tono constantes ¡Qúe bien lo hace Manuel y que entendimiento, qué cómplicidad, qué inteligencia la de Rebollar! Como me decía Norberto Dotor, antes de subir a presentarlo: ”quién no se emociona… a poca sensibilidad que se tenga”. Y es que el recitales como el del sábado te centran en un lugar y en un tiempo en los que el flamenco narraba otra vida, quizá otra forma de sentir. Decía Manuel entre cante y cante que para cantar así hay que vivir lo que el ha vivío. Y ya está…

12085300_974727412590644_2056779163_o

Un rato largo y entrañable, escuchando lo más puro de Triana, lo que todos los aficionados quisiéramos que nunca se perdiera por vereas más anchas y menos seguras ¿Quién recogerá tu testigo Manuel? Se me olvidó preguntarte…

Texto: Ana Tello

Fotografías: Virginia Rosique

, ,
error: © Todas las imágenes y contenidos de la web son propiedad de alaireyacompas.es