Al compás de Martirio: "El flamenco es la música que más tonterías te quita"

Martirio: El flamenco es la música que mas tonterías te quita

 

La onubense, que se encuentra de gira celebrando sus 30 años de carrera, recibió hace pocas semanas el premio Nacional de las Músicas Actuales 2016 por su “coraje y libertad” y “su aproximación a las músicas populares desde sus raíces andaluzas”

DSC_6645

Treinta y seis años en la música dan para mucho. Mª Isabel Quiñones Gutiérrez (Huelva, 1954) lo sabe bien. Jarcha, Veneno y su carrera en solitario como Martirio han sido los proyectos de una mujer llena de fuerza y energía, de coraje. Una mujer que se puso la vida por peineta, unas gafas de sol para matizar la luz de sus días y el amor por la copla como estandarte. Ha cantado y contado historias con los mejores y sigue haciéndolo, porque ella es de las mejores. Tras todos esos años, esos meses y esos días en la carretera y en los escenarios sigue teniendo muchas cosas que decir.

Al aire y a compás: Con esos ojazos verdes que tienes ¿Por qué siempre te vemos con gafas de sol?

Martirio: ¡Ayyy eso no me lo han preguntado nunca! (sonríe). Pues mira, me las puse al principio porque yo soy muy rockera y me también me gusta mucho la música popular y entonces era como unir lo underground con una seña inequívocamente folcklórica como es la peineta pero tomándolo como un elemento dúctil que se puede a nivel plástico transformar desde lo más kistch hasta las cosas más glamourosas. Entonces era la peineta como antena y como parte del folk y las gafas como underground. Me las puse para emprezar cuando estaba tocando con Veneno, con Kiko y los Pata Negra, pero después me di cuenta que era fantástico. Yo soy una persona bastante tímida y con ellas disociaba el personaje de la persona y me permitía ir con más tranquilidad por la calle. A mi me gusta más mirar que me miren. Además me gusta, creo que da glamour y parece como el espíritu de un torero y su transformación al vestirse. Voy a seguir con ellas.

Al aire y a compás: Es una forma de desnudarse cuando se las quita…

Martirio: Sí, siempre me las quito cuando canto Ojos verdes en el escenario, pero solo en ese tema. Es ya una marca de la casa tras treinta años llevándolas y creo que es algo inaudito. En la portada de mi último pack, que la hice con muchísimo cariño se muestran esos elementos típicos de Martirio: peineta y gafas, salvando las distancias trato de crear mi imagen como el bombín y el bastón de Chaplin.

Al aire y a compás: Haciendo un juego de palabras con su canción Estoy mala dice en sus conciertos que lleva 30 años mala, mu mala, cosa que yo no me creo.

Martirio: ¡Llevo treinta años mala! (sonríe a carcajadas). Bueno llevo 30 años como Martirio pero llevaba ya 4 años con Jarcha y dos con Kiko así que llevo treinta y seis años en el mundo de la música. 

DSC_6432

Al aire y a compás: Treinta y seis años en los que ha compartido vida con grandes como Chavela Vargas Compay Segundo ¿Con qué se queda Martirio de esas experiencias?

Martirio: Chano DomínguezMarifé de Triana, Soledad Bravo…, en la actualidad con nombres como los de Miguel Poveda, Arcángel…por ellos he sentido una gran admiración y he tenido un aprendizaje constante, no solo cuando estaba con ellos si no con todo el legado que nos han dejado. Realmente toda esa gente tan importante es natural y sencilla, aunque puedan tener su dignidad y su orgullo. La gente grande es cercana, tratable y cariñosa. De ellos me quedo con su verdad de la lucha por la obra y el placer de seguir adelante y resistir a pesar de las dificultades así como con la depuración de la música para llegar al corazón de la gente a través de sentimientos, emociones y que puedan ver su propio interior escuchando la verdad. 

Al aire y a compás: Llevas toda tu carrera cantando a los sentimientos, a la alegría, a la pena, al amor, al desamor, a temas sociales ¿Crees que este siglo XXI ha dejado de sentir? ¿Somos menos humanos que hace unos años?

Martirio: Creo que estamos pasando una época muy convulsa y conflictiva. El dinero está en el número uno de los poderes y cuatro manejan el mundo. A esa gente le interesa que no tengamos cultura, que no tengamos opinión y que seamos un rebaño y todo está en función de eso. Es increíble que no haya por ejemplo música en directo en televisión, a las 5 de la mañana, vale, pero yo recuerdo en los años 80 que tenías tu tribu. Te gustaba el rock, el heavy o las baladas y por la mañana había un programa, por la tarde había otro y por la noche otro más. Tenías donde colocarte, ahora mismo hay una música totalmente lineal que a mi me parece antigua, muy repetitiva.

Creo que hay una gran dificultad de creación, incluso han acostumbrado que al público le guste lo que ya se sabe. Tu vas a enseñarle una canción nueva y cuesta trabajo porque todo eso es un aprendizaje, es cultura y son los medios de comunicación y si no se apoya eso la gente se vuelve muy cómoda. Aunque no creo que faltan sentimientos, por supuesto que los hay. Lo que pasa es que quizás no se lleve…lo que se lleva es ganar dinero para gastárselo rápido y no preguntarte quien eres.

DSC_6642

Al aire y a compás: ¿Cómo ves la evolución del mundo de la copla desde tus inicios hasta hoy en día?

Martirio: La copla es un tesoro para siempre. Tuvo éxito en su día y sigue teniéndolo con artistas como Pasión Vega, Diana Navarro o el propio Miguel Poveda con su disco Coplas del querer que yo animé a que grabara. Hay algunas coplas que han pasado el filtro del tiempo y otras no, aquellas muy locales, o de época o dedicadas a profesiones. Las grandes joyas de la copla son un estándar tan intemporal como puedan ser los estándares de jazz. Se van a cantar siempre. Lo único que hay que hacer es estudiar, estudiar y pasarlas por ti. Apostar por ti y no copiar. Ya lo hicieron muy bien los que las crearon, no hay que copiar. Aquellos arreglos, aquella lírica, aquella teatralidad…eso es intocable. Hay que apostar por una forma nueva de verla, de cantarla, de arreglarla. 

Al aire y a compás: Martirio desnudó hace 30 años la copla de sus cánones vistiéndola de tu personalidad, de tu mundo, con otras tesituras y otros caracteres ¿Se entendió?

Martirio: A partir de mi disco con Chano la gente comenzó a entender mejor mi propuesta. Ahí si, ahí la gente dijo ¡uy aquí algo distinto! una barilla más del abanico que enriquece el género y que tiene otra lectura. Los clásicos tienen muchas lecturas, imagínate Shakespeare como se hace recreando el S.XVI y el XVII o un traje de Armani, todo es interpretable. Ahí se abrió el respeto. En primer lugar porque la sociedad no estaba abierta a eso y los ámbitos musicales estaban más cerrados. La gente no me entendía al inicio y me costó mucho trabajo. Todo lo que yo proponía era muy rompedor, pero no solo yo, la gente le echaba mucha fantasía, había una explosión de alegría y libertad, había muy pocos perjuicios en la gente joven. La gente conservadora no lo entendía y ahí tuve que demostrar mi amor a la copla, amor que se ve nada más que me oyes cantar y dices ¡esta señora ha escuchado lo más grande!

Al aire y a compás: ¿Le pasó de algún modo a esta Martirio rompedora como a Camarón o Morente con aquellos trabajos míticos: La leyenda del tiempo u Omega?

Martirio: O rompes o eres uno más…¿habéis visto el documental de Enrique? Es una barbaridad, está moderno, sigue moderno o más moderno ahora que hace 20 años.

Al aire y a compás: ¿Se está perdiendo la esencia con las nuevas generaciones? ¿Existe eso de la pureza? Leo muchas críticas a artistas que están haciendo grandes trabajos.

Martirio: Para nada, decía Oscar Wilde que muchos críticos no han podido ser artistas. Hay un libro que se llama El crítico como artista que no tiene desperdicio. A modo de ejemplo, si hablamos de los cantes de Huelva que yo los conozco muy bien, ¡Cómo los canta Arcángel! el mejor después de Paco Toronjo, ya que para mi nadie no los ha cantado mejor. Lo de Miguel Poveda es un privilegio, lo canta todo y lo hace todo bien. Canta los tangos, rancheras, fados…para morirse. Canta, se entrega, es generoso…es una bomba.

DSC_6615

Al aire y a compás: Hablando de Arcángel le leí hace poco en una entrevista que eso del duende es una gilipollez ¿Ha conocido Martirio al duende?

Martirio: Yo sí, totalmente. Igual él confía más en la intuición, en el trabajo previo, en la formación…tu no puedes llegar allí y esperar que llegue el duende porque no aparece. El duende es cuando te sientes en comunión con el universo. Cuando te sientes un canal capaz de comunicar y expresar. Mira, recuerdo que le preguntaron una vez a Chavela porque la gente lloraba tanto en sus conciertos y ella respondió que era porque se acuerdan de que pueden sentir. Cuando pasa eso, cuando a la gente se le pone el vello de punta, cuando te entra una especie de catarsis en el pecho, cuando te miras en la verdad de la persona que está cantando y se está partiendo haciéndolo, ahí se está canalizando la energía del universo y te la está mandando a ti. Son cosas que uno no puede comprender ni controlar. Eso viene dependiendo de lo limpio que estés. Si estás limpio de orgullo, del qué dirán, de egoísmo…si estás limpio y eres un canal, el duende aparece y te sobrecoge a ti.

Al aire y a compás: ¿Cómo se siente una al finalizar un concierto en el que ha dado todo? ¿Vacía, desnuda, llena…?

Martirio: No sales vacío porque la gente te da mucho, es como un bumerán. Yo canto para terminar, no hay un momento más feliz en el mundo que cuando termino un concierto. Tengo tanta responsabilidad, tantas ganas de no defraudar, de dar lo mejor de mi…siempre voy con unos nervios que me ponen muy mala, se me pone la cara verde. El que me vea dirá ¿esta mujer será capaz de salir? Cuando termino digo…ahora siiiiiiiii, ahora lo que tu quieras.

Al aire y a compás: ¿Después de treinta y seis años sigue Martirio poniéndose nerviosa y tensa antes de un concierto?

Martirio: Sí, es mucha responsabilidad. Primero por los que ya me conocen y después por los que han venido por primera vez  a verme ¡qué dirán de mi! Ahí me vuelco totalmente, me entrego todo lo que puedo y si no llego más lejos es porque no hay más. Siempre que subo a un escenario es una gran responsabilidad.

Al aire y a compás: ¿Y cuándo ves a gente llorar y emocionarse desde el escenario?

Martirio: ¡Ay! Ahí es cuando merecen la pena todas las fatigas que paso porque no ha sido fácil, nada fácil llegar hasta aquí.

Al aire y a compás: Después de toda una carrera llena de experiencias y trabajo ¿qué le queda a Martirio por hacer?

Martirio: Ahora estoy muy contenta con un programa de radio que llevo haciendo tres años en Radio Gladys Palmera (www.gladyspalmera.com) dos veces por semana, se llama Cantes Rodados y estoy muy feliz. Tengo mucha libertad y voy descubriendo mucha música, disfrutándolo y entregando a la gente la música que conozco. Como sabes, también doy conferencias cantadas con las que estoy muy contenta y respecto a la música estoy intentando volver a escribir. No tengo nada ni sé por donde pero tengo ganas de escribir desde el punto de vista de una mujer de sesenta años que ha pasado de la olla exprés a la Thermomix, del arado a Internet. Nos educaron para tener una pareja para toda la vida, nos hemos separado, hemos hecho terapia, hemos encontrado pareja, nos hemos quedado solas…de todo ese mundo y de cómo está el mundo pero sobre todo de la mujer y de los hombres que son capaces de crecer a nuestro lado.

DSC_6440

Al aire y a compás: Eres muy crítica con los hombres ¿no? Tienes alguna canción en que nos pones…

Martirio: Hombreeeee…hablo y canto de lo que he vivido en mis carnes. Lo que canto me lo creo, yo no canto de memoria. Todo lo que canto lo he tenido que vivir y muy cerca.

Al aire y a compás: Hemos hablado de copla, de pasado y de presente, vamos al futuro ¿Qué le diría Martirio a esa gente que sigue sin acercarse a ella o al flamenco por los estereotipos o por el qué dirán?

Martirio: Yo creo que los jóvenes si se están acercando al flamenco, hay mucha gente trabajando en ello. En la copla o en el flamenco se puede encontrar una forma de crecer interiormente muy fuerte. Se pueden explorar muchas emociones, sentimientos, mucha pasión o emoción. El flamenco es la música que más tonterías te quita, te quita todas las tonterías. Si eres una persona endeble no eres capaz de resistir el volcán de pasión o de pena o de alegría o de falta de complejos y de prejuicios o de alguien entregado que se convierte casi en un animal expresando sentimientos. Si exploras eso, te va a servir para tener pasión por la vida, por la cultura, por la lectura, por la mujer, por el hombre…pasión y la pasión es una cosa que te da salud, que te da alegría de vivir, que te da fuerzas para tu trabajo. La pasión es lo que da sentido a la vida. Entonces no te vas a sentir que no vales para nada o que no encuentras trabajo o tantas tristezas que hoy en día se tienen. Si tienes una pasión encontrarás trabajo porque le pondrás ahínco a eso que sabes hacer mejor que nadie porque te gusta. Y se puede, estoy segura que se puede. A esa gente le dedico yo mi esfuerzo…sí se puede. Hay que luchar por la vocación con mucha fe y no dejarte comprar. 

Al aire y a compás: ¡Qué gran verdad! Gracias Martirio, un placer charlar contigo y poder mirarte a esos ojos que han sentido tanto.

Martirio: Gracias a vosotros y un placer.

Al aire y a compás: El placer será para todos los que el próximo 7 de febrero la puedan acompañar en el Teatro de la Zarzuela de Madrid en el que se rodeará de grandes voces para celebrar su recién premio Nacional de las Músicas Actuales 2016. Música y poesía de la mano de la propia Martirio y de nombres como Arcángel, Niño de Elche, Maui o Rocío Molina. ¡Enhorabuena!

 

Entrevista: Gabriel Maldonado.

Fotografía: José Miguel Cerezo Sáez.

, , , , ,